Header AD

Maratón de Castellón. Primera Maratón descalzo.


Y por fin llegó la maratón. La prueba siempre ansiada y a la vez temida. Esta vez muy temida porque era la primera vez que la corría descalzo y me presenté allí con un entrenamiento muy heterodoxo. Las semanas anteriores en vez de hacer los tradicionales entrenamientos largos hice medias maratones como única vía de fortalecimiento. Además con el contratiempo de haber quedado algo tocado en un pie en el último.
Pero bueno la ilusión me aportó el entrenamiento que me faltaba y esta mañana pude disfrutar de un hermoso maratón.
He tenido además la suerte de compartirlo con otro corredor descalzo que se estrenaba en la maratón que además resultó un buen conversador y mejor persona. Ya son pocas las carreras en las que no me encuentro con corredores descalzos, e incluso me cuentan que hubo un tercero que llegó antes y que no llegué a ver.
La carrera la tomé con calma pues mi objetivo era terminar entero de fuerzas y pies. Y así en charla animada con José, el otro corredor descalzo y muchos otros corredores los kilómetros fueron pasando sin sentirse apenas. 
Una vez pasados los veintiséis kilómetros, la máxima distancia que había corrido descalzo hasta el momento me encomendé a la buena fortuna que por suerte estuvo conmigo. En el kilómetro treinta y tantos nos despistamos con la charla y no seguimos la línea y nos fuimos por otra calle lo que supuso alrededor de cuatrocientos metros de propina, en fin, poca cosa. Pensé que la suerte me iba a abandonar en el kilómetro treinta y siete en el que un calambre en el gemelo derecho me dejó paralizado pero unos estiramientos rápidos me permitieron seguir corriendo sin más novedad.
Ha sido una carrera muy festiva, animada y como siempre en Castellón organizada con gran mimo.
Al llegar las fuerzas estaban bastante en su sitio y excepto algo de lógica pesadez en las piernas ya no había más rastro de molestias. Los pies genial, sin un arañazo, ampollita o cualquier mínimo daño en la piel. Y como en todas las carrera anteriores el premio de ver a mi mujer y a mi hijo que esta vez para celebrarlo estaban acompañados de más familia y amigos.
Al final cuatro horas y siete minutos en mi crono, me saben a gloria esas cifras porque ya me parecen muy buenas para el estado en el que llegué.
De alguna forma he llegado a un punto en mi transición que ansiaba desde que inicié el camino del minimalismo. Así que ahora toca seguir aprendiendo para afrontar nuevos proyectos.


Maratón de Castellón 2013
Maratón de Castellón. Primera Maratón descalzo. Maratón de Castellón. Primera Maratón descalzo. Reviewed by Emilio Sáez Soro on diciembre 08, 2013 Rating: 5

Post AD