Header AD

Cuatro meses, cuatro maratones. Badajoz.



Hoy martes, comienzo a escribir la crónica de esta maratón y ya me parece que en vez de dos días hayan pasado dos semanas desde que la corrí. La ausencia total de cualquier síntoma de dolor o cansancio junto a la enorme intensidad de la memoria del momento hace que este evento lo sienta en un punto fuera del tiempo. Sin embargo, no fue una maratón fácil, sobre todo porque mis pies llegaron muy saturados a los cinco últimos kilómetros y sobrepasarlos se convirtió en un suplicio. No tuve un muro de falta de energías sino de adaptación. Parece que las dos veces que he intentado bajar los tiempos de forma significativa en maratón, la fricción que de ello se deriva ha ido en detrimento de mi capacidad para hacer más kilómetros sin demasiados problemas. En esta carrera fui hasta el kilómetro 33 a un ritmo medio de 5:18 y a partir de entonces la saturación fue tan imparable que en los nueve kilómetros restantes perdí 27 minutos respecto al tiempo de la media que llevaba. Lo que se dice un auténtico parón.
Las buenas noticias son que a pesar de todo logré terminar y hacerlo intacto, sin lesiones y sin ningún tipo de daño en los pies como se puede comprobar en las fotos. 
Como conclusiones dentro de lo que es esta progresión en la maratón es que la bajada de tiempo final va a tener que ser mucho más lenta y que necesito endurecer mis entrenamientos sobre todo por el tipo superficies elegidas. Lo segundo me da mucha pereza pero creo que es necesario que no solo me coma lo duro en las competiciones.
De la carrera puedo decir que ha sido muy agradable correr en Badajoz. El circuito de dos vueltas tiene sus pros y sus contras. Por una parte saber lo que te queda te da más seguridad pero por otra lo hace un poco más aburrido. Sin embargo la animación es muy buena, pues había hasta seis grupos de batucada distribuidos que nos daban mucha energía y que resultaban definitivos para empujar en los últimos kilómetros. Eran geniales porque además de estar tocando todas las horas de la competición había muchos integrantes que bailaban y jaleaban sin parar a los corredores. Muchas gracias a todos ellos.
La carrera estaba muy bien organizada y sólo puedo felicitar y agradecer a la organización el mimo que pusieron en todos los detalles. No puedo dejar de comentar que la inscripción a la misma en su tarifa normal fueron quince euros. Como cinco veces menos que en el resto de maratones en las que suelo participar. Gracias de nuevo.
Como anécdota curiosa al llegar un sanitario muy amable (gracias Juan) se ofreció a revisar y limpiar mis pies. Me limpiaron e hidrataron con aceite de almendras con lo que salí hacía el hotel muy aliviado.
Para los que busquéis maratones nuevas en las que participar podéis tener claro que os gustará la experiencia de Badajoz.
Ahora comienzo a pensar en la de Madrid a finales de abril para intentar correr mejor y sufrir menos.


Fotos de la Maratón de Badajoz. 2014
Cuatro meses, cuatro maratones. Badajoz. Cuatro meses, cuatro maratones. Badajoz. Reviewed by Emilio Sáez Soro on marzo 25, 2014 Rating: 5

Post AD