Header AD

Media Maratón de Teruel. La fiesta descalcista


Este fin de semana he tenido la gran suerte de estar en Teruel. El sábado participé en una charla coloquio sobre correr descalzo. Organizaba la actividad el Club de Atletismo Teruel-Parque que habían tenido la generosidad de contar conmigo para la ocasión. Quiero hacer especial hincapié en la generosa atención de Javier Sancho y mi colega zapador desde hace ya treinta y cuatro años, Gonzalo Morales.
34 años después seguimos corriendo con la misma ilusión

La charla resultó muy entretenida, sobre todo porque el público se animó a participar. Yo al principio expuse mis ideas de porque merecía la pena probar a correr descalzo e incluso que esa fuese la forma principal de práctica. Lo interesante en este caso fue que la mayoría de los asistentes no eran ni minimalistas ni descalcistas, lo que hizo que el debate resultase más sustancioso e interesante.

En la charla presentado por Javier Sancho


Mi mayor satisfacción en este tema fue que capto un claro y auténtico interés por cada vez más gente ante esta forma de correr y sobre todo lo que ayuda es el refrendo contrastable de que funciona y muy bien. Algo que podríamos ver al día siguiente.

A la mañana siguiente todos acudimos a la Plaza del Torico, de donde salía y terminaba las dos pruebas. La primera la media maratón de Teruel y la segunda una carrera de siete kilómetros, que era la prueba de los Amantes de Teruel. Esta última prueba se podía correr en parejas y tenía una categoría aparte. Como novedad en esta prueba también había una clasificación minimalista. Esto contribuyó a que nos diésemos cita varios amigos del correr natural, como Angel Abella, Jorge A Aparici, Miriam, María José López, José Vicente García  y otros muchos. Entre las dos pruebas llenábamos la plaza unas cuatrocientas personas y sus acompañantes.

Corrimos por las calles más tradicionales de Teruel


La media maratón la veía con un poco de desconfianza, pues llevaba varios meses sin competir y aunque había corrido mucho este verano, había sido en plan hipertranquilo. En todo caso tenía claro que terminaría bien al ritmo que me pidiese el cuerpo.

La carrera salió disparada cuesta abajo aunque enseguida otra cuesta arriba paró esa explosividad. El recorrido ya sería así todo el tiempo, subidas y bajadas constantes aunque de diferente pendiente. Mi amigo Angel, salió disparado colocándose en las primeras posiciones que ya no abandonaría. En los primeros momentos como siempre que salen los participantes de una carrera corta y una larga al mismo tiempo se generó bastante confusión, pero poco a poco las cosas se fueron organizando. En realidad la primera vuelta pasó muy rápida y ya se quedaron los del 7K en la plaza. Una primera noticia es que la pareja minimalista de María José y Vicente ganaron esa prueba.

María José y José Vicente fueron los flamantes ganadores de la prueba de parejas.


En la segunda vuelta pude contar en qué posición íbamos Angel y yo pues al no estar los de la carrera corta ya se distinguían a la perfección las posiciones. Angel iba en un magnífico tercer puesto de la general y yo décimo. Me parecía todo estupendo. El circuito aunque con bajadas y subidas no me estaba restando muchas fuerzas y mantenía un ritmo rápido sin demasiados problemas.

El circuito era muy entretenido y pasaba por todos los rincones de Teruel y entre ellos los más atractivos. Por ello las tres vueltas no se me hicieron pesadas porque había sitios por los que apetecía pasar de nuevo.

Llegó la última vuelta y las posiciones se mantuvieron pero yo comencé a flojear un poco y perdí tres posiciones. De todas formas, me sentía muy contento porque a pesar de no haber entrenado apenas parecía que mi cuerpo había guardado lo mejor de sí.

La llegada a la Plaza del Torico fue muy emocionante, llena de gente animando y con mucho más público de lo que resulta habitual en estos eventos. Es obvio que también ayudaba que estábamos en el centro de ocio de la ciudad una mañana de domingo ya casi a mediodía. Esto es un detalle que hay que agradece al ayuntamiento de Teruel que se nota que se había volcado con la carrera.

Ángel Abella sorprendió a todos quedando en el tercer puesto de la general.


Al final hice una hora y veintiocho minutos que con las características del circuito y mi estado de forma me supieron a un auténtico regalo. Mis posiciones también me gustaron mucho pues quedé tercero en la categoría de más de 45 años y segundo minimalista después de Angel, que además quedó el tercero de la clasificación general. Luego Miriam se estreno en los podios minimalistas como ganadora de su categoría de veteranas y como primera corredora minimalista de la media maratón, todo un regalo. Parecía obvio a los ojos de mucha gente que correr descalzo funciona y muy bien.

Miriam y Jorge sosteniendo los trofeos ganados en veteranas B y Mujeres minimalistas.


Nos despedimos de Teruel encantados de la vida. Del trato estupendo que nos habían dado. De los resultado deportivos. De la buena organización de la prueba y de una ciudad con mucho encanto. Así que habrá que volver pronto.





Media Maratón de Teruel. La fiesta descalcista Media Maratón de Teruel. La fiesta descalcista Reviewed by Emilio Sáez Soro on septiembre 17, 2017 Rating: 5

Post AD