Header AD

Los pies peregrinos. II Cursa Popular "Romería a la Magdalena" 16,5 km

Gracias a Frank Reyna por hacerme la fotos en el podium.


Hoy corrí una prueba que me resultaba interesante participar en ella desde que la pusieron en marcha en 2016 y es una carrera de algo más de 16 kms que repite el trazado de la romería a la Magdalena, al que fue el emplazamiento primitivo de la ciudad de Castellón.

La carrera se conduce por los caminos agrícolas de La Plana hasta que asciende a los montículos que albergan una ermita y los asentamientos arqueológicos de la ciudad antigua, para luego volver de nuevo a la salida en Castellón.

Me fui esta mañana calentando los tres kilómetros que separan mi casa de la salida y al llegar pude comprobar que era una carrera muy en familia, pues conocía a decenas de corredores con los que pude conversar de forma animada hasta que llegó el momento de la salida.

Como salían dos pruebas, una de cinco kms y la larga de dieciséis y medio nos concentrábamos bastantes corredores en la salida. Y siempre que pasa esto la salida es muy alocada porque se reúnen corredores que van a un ritmo mucho más fuerte que los otros por la clara diferencia de distancia. 
Yo esta mañana andaba un poco grogui con síntomas febriles de enfriamiento y aunque mis piernas estaban bien, me sentía un poco confuso. El caso es que cuando dieron la salida me disparé corriendo como un loco y como no me sentía mal no aflojé hasta que ya pasó casi un kilómetro.
Enseguida nos adentramos en las huertas y me di cuenta de que iba bastante bien posicionado, como el décimo de la general. Me parecía un poco increíble porque en teoría estaba para estar en la cama. Pero bueno, como no tenía nada que perder pues mantuve un ritmillo bastante vivo mientras íbamos ascendiendo con suavidad hacia los pies de las montañas próximas.

Cuando llegamos al recinto de la ermita la situación cambió para mí de forma radical ya que todo el entorno y los caminos que lo rodeaban, por los que teníamos que pasar, eran de grava gorda afilada de la peor especie. Yo ya lo sabía por lo que no fue ninguna sorpresa, así que puse la tracción a las cuatro ruedas y comencé a navegar por el pérfido terreno. Comenzaron a pasarme corredores, unos ocho o nueve, que me daban palabras de ánimo sinceras y amistosas. Lo bueno es que ese tramo, de unos setecientos metros al ser en subida bastante dura, ralentizaba mucho a todos los corredores y a mí bastante menos en comparación a si fuese llano o bajada. Por ello, no perdí muchas más posiciones.

Cuando comencé a bajar y ya vi un camino de hormigón mucho más suave recuperé el ritmo anterior e incluso me espolee un poco más pues veía a los corredores que me habían pasado y quería recuperar posiciones. Por suerte venía la cuesta abajo en muchos tramos y al ser un corredor "pesado" tengo ventaja si aprieto el acelerador. Así en unos tres kilómetros más había recuperado todas las posiciones menos una y me sentía muy contento de haber mantenido el tipo y haber podido recuperar.

Castellón ya se asomaba por el horizonte y abordar la última larga recta de casi dos kilómetros resultaba un poco desmoralizador. Aflojé un poco porque ya las fuerzas se iban acabando, aunque al ir llegando a  la zona cercana a la meta tuve aún el impulso de apretar para arañar unos segundos.

Al final, duodecimo clasificado de ciento setenta y cinco participantes y segundo de mi categoría. Me sentía muy satisfecho, porque en teoría aquella mañana podría haber acabado en catástrofe y sin embargo fue muy bien. 
Al llegar en la zona de descanso aproveché para que me hiciesen masaje, hablar de nuevo con muchos amigos para contrastar como les había ido a ellos y esperar a la entrega de trofeos. En esa espera me di cuenta de que realmente no estaba tan bien porque me sentí un poco mareado y me tuve que sentar, algo que no me había pasado nunca. Por suerte enseguida me recuperé, pero sí, hoy he notado un mayor precio físico para mantener el nivel corriendo.

En todo caso me quedo con la idea de que nuestro cuerpo tiene capacidades que van mucho más allá de lo que podemos imaginar y no deja de ser fascinante seguir explorándolas.


Con el amigo José Escudero que hizo la mayor parte del recorrido descalzo.



Los pies peregrinos. II Cursa Popular "Romería a la Magdalena" 16,5 km Los pies peregrinos.  II Cursa Popular "Romería a la Magdalena" 16,5 km Reviewed by Emilio Sáez Soro on octubre 09, 2017 Rating: 5

Post AD