Header AD

El éxtasis del descalcismo, Trail Canaleta Argelita

El grupo intrépido de pies poderosos


CORRER DESCALZOS POR LA MONTAÑA: EL SUEÑO HECHO REALIDAD EN EL PRIMER TRAIL CON CATEGORÍA DESCALCISTA DE LA HISTORIA


Si hace cinco años, cuando comencé mis primeros escarceos descalzo por los caminos pedregosos alguien me hubiese dicho que en no mucho tiempo se organizarían trails de montaña muy duros en los que participarían más de una décima parte de corredores descalzos, que habría una categoría para estos, que los primeros descalcistas llegarían entre la primera mitad de la clasificación y que todos llegarían perfectamente con una sonrisa en los labios, hubiese pensado que todo eso era imposible. 

Pero lo imposible se hizo real y lo increíble se convirtió en maravilla ayer en Argelita (Castellón) y doce corredores y una corredora se lanzaron por las pedregosas sendas de la Canaleta Trail de Argelita corriendo con sus pies desnudos, bellos y poderosos. No fue flor de un día, todos los participantes en la modalidad descalcista llevaban meses o años preparándose para este tipo de pruebas, y todos con una cantidad enorme de la energía que da la ilusión de hacer algo.

Argelita estaba decorada en honor de los descalcistas

Todo comenzó con la invitación-provocación de Jorge Miró que desde la organización de la carrera nos quiso motivar a que nos animásemos a participar en un trail de gran intensidad, dieciocho kilómetros repartidos en dos ascensos y dos descensos sin descanso por escarpados caminos y sendas de la Sierra de Espadán. La llamada fue atendida y poco a poco nos fuimos sumando más y más descalcistas de toda la geografía española. Así, este fin de semana nos encontrábamos allí participantes de Madrid, Barcelona, Albacete, Mallorca, Valencia y Castellón. Nos encontrábamos con un circuito retador y la importancia de vivir por primera vez el evento de una carrera de montaña con categoría descalcista y una importante participación.

Si una cosa quiero dejar clara es que este evento ha sido posible por la dedicación y el cariño que han puesto la organización de la carrera, el ayuntamiento de Argelita y los habitantes de la población. Han hecho posible lo que parecía para muchos una locura y nos han dado todas las facilidades para que nuestra participación fuese lo más segura y lo más cómoda posible dentro de lo que supone moverse por dieciocho kilómetros de pedregales cuesta arriba y cuesta abajo.

Todo el camino estaba perfectamente señalizado y además de forma artística


El preámbulo de la carrera fue muy excitante. Era obvio que eramos el objeto de mayor atención de la carrera, trece corredores descalcistas (lamentablemente Joaquín Catalán que estaba inscrito no pudo participar en el último momento) juntos llaman mucho la atención, sobre todo si sabes que en unos minutos se van a lanzar a saltar como cabras por medio del monte.

Y allí nos fuimos con toda la ilusión de hacer la mejor carrera, pues al fin y al cabo era nuestro gran evento y nuestra primera competición en montaña entre descalcistas. La salida fue tranquila pero dinámica y los primeros de nuestro pelotón especial se fueron ubicando desde el principio y esto ya apenas cambiaría hasta casi el final.

Cada uno de los trece maravillosos salvajes que salimos a conquistar la montaña con nuestros pies desnudos vivió su particular aventura. Ares luchando contra la montaña con su disfraz de Vegetta y su cayado de pastor antiguo, Pere con su aerodinámica y furiosa elegancia de gacela montesa fluyendo por las escarpadas vías con el ímpetu de la conquista, Nano Pies Negros negociando las sendas y hablándoles a las piedras en su condición de maestro de la montaña, Paco Ruiz con el ímpetu del buen salvaje luchando palmo a palmo a pecho descubierto por hacerse el amo de las cumbres, Antonio Fontiveros corriendo y apartando con gracia cada piedra que osaba convertirse en un obstáculo, Jorge Aparici con un ritmo impermeable a la aspereza del terreno conquistaba cada metro con rápida solidez, Luismi Rus convirtió cada paso en una palabra de una historia de leyenda y alegría, Fernando Mampel descubriéndose como un aventurero capaz de hacer que lo imposible fuese divertido, Sergi Viciano dando todo de sí para que el camino fuese un aliado dejando un rastro de buenos recuerdos, Richard Eloy dándolo todo y haciendo que sus dudas se fundiesen a fuego sobre los riscos, la guerrera infatigable Conchín García que nos dio una lección de decisión y constancia preparando su mente, su cuerpo y sus pies en pocos meses para tan duro tránsito, Jesús Paterna que fue esa tarde nuestro gurú y nuestro guía en la alegría del disfrute del camino y un servidor, que aprendió de todos y cada uno de mis compañeros a ser mejor corredor y a disfrutar más y mejor de esta forma de correr y de pisar los caminos.

Todos los descalcistas fueron recibidos con entusiasmo por los habitantes de Argelita


Al final, lo increíble, Ares que había mantenido la cabeza de la carrera en una lucha feroz contra las piedras tuvo una caída de la que salió indemne pero que le costó perder un valioso tiempo. Pere haciendo una carrera  de enorme solidez y poderío durante todo el trayecto pasó a ocupar la primera posición. Los dos primeros descalcistas llegaron en un tiempo de poco más de dos horas y media mejorando a más de la mitad de los corredores calzados. Algo que nos enorgullece a todos los descalcistas sin excepción porque nos muestra metas y formas de correr para seguir mejorando y creciendo en la montaña. Todos los demás llegamos en tiempos que superaron nuestras expectativas iniciales y supusieron una enorme alegría para todos y cada uno de nosotros. Llegamos enteros, en buen tiempo, felices y con ganas de más.

Pies sucios pero enteros de Jorge Aparici y de un servidor a la llegada


Como es de imaginar las celebraciones en la meta fueron emocionantes. Cada vez que terminaba un corredor descalzo era como si ganase la carrera. La organización se volcó, el público de Argelita, sus habitantes nos adoptaron ese día y todo era alegría en el final de nuestras aventuras pisando la última línea de llegada. Se recogieron trofeos y premios y el mejor de todo fue compartir mesa y conversación en la misma plaza del evento, para comentar entre risas todas las anécdotas de la aventura que estaba claro que sería el inicio de muchas otras parecidas.

En ellas nos veremos de nuevo, queridos amigos.


El éxtasis del descalcismo, Trail Canaleta Argelita El éxtasis del descalcismo, Trail Canaleta Argelita Reviewed by Emilio Sáez Soro on septiembre 11, 2018 Rating: 5

Post AD