Header AD

Dos por uno. Fin de semana descalcista. Ekiden y Media Maratón Pto. Sagunto

Izquierda Ekiden de Valencia, derecha Media Maratón del Puerto de Sagunto


Este fin de semana ha sido especialmente intenso, demasiado en lo físico aunque estupendo en lo emocionante.

El sábado corrí la media maratón por la tarde y el domingo por la mañana el Ekiden con 10 kms que era lo que me correspondía a mi turno en el conjunto de relevos de los 42 kms totales.

En la media maratón noté que llevaba muchas competiciones seguidas y el esfuerzo de Alicante de la semana anterior me pasó factura. Aunque fui muy comedido e intenté llevar un ritmo homogéneo y razonable desde el principio, conforme avanzaba las piernas me pesaban más y más. No sufrí en especial pero me costó terminar porque me sentía muy pero que muy pesado. Aún así logré finalizar en 1 hora y 29 minutos y quedar el cuarto de mi categoría. Pero me sentía bastante machacado y tenía muy claro que tocaba descansar. La carrera del Puerto de Sagunto es ideal para hacer buenos tiempos, muy llana, con largas rectas, con bastante animación ya que había un concurso de grupos de animadores que ponían toda su alma en ello y por otra parte, salió una tarde con una temperatura estupenda. El problema estaba en que llevaba cinco semanas compitiendo con todo mi empeño y me estaba agotando.

La gracia del asunto es que al día siguiente tenía otra carrera, la maratón Ekiden por relevos en Valencia. Una carrera en la que se compite por equipos que hacen diferentes distancias hasta completar la maratón. En realidad es una enorme fiesta de los corredores que se concentran en un estadio en el que se contempla constantemente el paso de corredores relevistas que son animados por sus compañeros y el público. El ambiente es increíble. Además en esta edición de forma pionera en el mundo se presentaban tres equipos completos de corredores descalcistas, un total de dieciocho mujeres y hombres que terminarían la prueba descalzos. La cuestión es que aunque las distancias a cubrir por los participantes no eran muy largas (5, 10 y 7,5 kms.), el recorrido era bastante exigente al ser en su mayor parte camino rústico o una vía de gravilla fina y afilada. Todos nos habíamos preparado a conciencia y sería un reto interesante.

Yo llegué al estadio bastante animado por compartir esta experiencia única con mis compañeros pero a la vez un poco preocupado por como me iría. De la tarde anterior llevaba los pies muy castigados y la sensibilidad a las irregularidades del terreno era muy grande y además me sentía bastante cansado. Pero la fiesta de juntarnos tantos descalcistas en un espectáculo como aquel resultaba muy estimulante y enseguida me olvidé de mis males.

Gran parte de los integrantes de los tres equipos descalcistas en la Ekiden
En mi equipo en primer lugar salió Conchín, ya que los equipos eran en dos casos mixtos. Me alegré mucho de Conchín iniciase la carrera porque merecía inaugurarla por la ilusión que la había preparado y la ayuda que prestó en su organización, imprimiendo camisetas y junto con Luismi recogiendo dorsales y organizando la comida posterior, vamos que fue el alma de los equipos.

El segundo relevo lo tenía que recibir yo y en cuanto llegó Conchín de terminar su trayecto me puse en marcha. La verdad es que era difícil sentirse peor para correr, las piernas agarrotadas, con pocas fuerzas y con una sensibilidad en las plantas de los pies que me molestaban hasta las hojas secas. Pero bueno ya estaba en faena y había que acabar aquello, así que me concentré en la tarea y fui sorteando obstáculos con mucha dificultad y pesadez pero sin parar. El circuito era de cinco kilómetros así que tuve que dar dos vueltas y pasar de nuevo por el estadio. La verdad es que fue una gozada muy necesaria por otra parte, entre la animación, ver de nuevo a mis compañeros y el tartán que era como una alfombra acariciante, me reactivo mucho. De hecho la segunda vuelta la di más rápida que la primera, sobre todo porque buscaba las zonas de cesped a la orilla de los caminos más agrios. Al final me encontré a Juan Carlos Herrero y decidimos entrar juntos en una fiesta de saludos y gestos de júbilo. Le di la banda de relevo a Sergi que inició lo que sería una estupenda vuelta para él. Al final todos terminamos bien, sin mayor problema, en tiempos más que razonables para la dificultad del recorrido y muy satisfechos de haber abierto una nueva era de equipos descalzos en esta carrera tan vitalista.

Para terminar quiero dar las gracias a todas y a todos los que formaron parte de esta iniciativa tan apasionante.


La unión de las seis medallas del equipo con los pies que las consiguieron.



Dos por uno. Fin de semana descalcista. Ekiden y Media Maratón Pto. Sagunto Dos por uno. Fin de semana descalcista. Ekiden y Media Maratón Pto. Sagunto Reviewed by Emilio on abril 30, 2018 Rating: 5

Post AD