Header AD

10 K de Sant Mateu. Lo bonito de correr entre amigos

Atención a los trofeos batracio :)

Hacía tiempo que no contaba mis andanzas corredoras. Me quedé un tanto "lleno" de emociones con el Campeonato del Mundo de Carrera Descalcista de Fondo, del que podéis encontrar cientos de posts y fotos en las redes sociales y de momento estaba "reposando" las crónicas.

Hoy sin embargo, me siento obligado a contar la carrera del día, sobre todo por la buena experiencia que he tenido, más allá de los resultados que con podio y todo, han sido mucho mejores en otros momentos.

El primer año, en su primera edición tuve muy buenas sensaciones, además de un muy buen resultado. El circuito es exigente porque tiene muchas cuestas, que aunque no son muy fuertes de pendiente sí que te acaban exigiendo un esfuerzo importante. Sin embargo, el circuito es sumamente entretenido y en muchos momentos bonito y animado. Por otra parte la organización estaba muy pendiente de los corredores en todos los detalles y eso se agradece, por supuesto todo lo que cuento seguía hoy, incluso mejorado.

La carrera sale y llega a la plaza principal del pueblo, lo que dice mucho de la importancia que se da a la prueba. Y así, en una preciosa plaza repleta de una enorme animación y completamente tomada por la prueba comenzaba hoy la tercera edición

Tenía un recuerdo mucho más gélido de mi participación anterior, ya que el día de hoy era casi primaveral por lo que correr en tirantes, algo poco apropiado en diciembre hoy era de lo más cómodo.

Como los últimos meses me he tomado mis entrenamiento con un enorme relax, sabía que no estaría en mi mejor rendimiento, aunque me daba absolutamente igual. Había ido a correr a Sant Mateu entre amigos y aunque como siempre daría lo mejor de mí mismo, me tenía sin cuidado el resultado, tanto en tiempos como en posiciones.

Después de saludar a muchos amigos de la localidad y de otras que se habían desplazado allí y de calentar un poco para no salir muy tieso ya me acerqué a la línea de salida. Mucha gente del pueblo me recordaba como el corredor descalzo de la primera edición y se dirigían a mí con mucha simpatía. Me sentía a gusto, mis pies estaban bien, mis piernas y todo lo demás perfectamente, así que pensé que tampoco haría tan mala carrera.



Después de guardar un minuto de silencio por un compañero del club organizador que había muerto en accidente de tráfico, se inició la cuenta atrás por el gran Raúl Puchol, uno de los mejores animadores de las carreras de Castellón. Y salimos, como siempre en estas pruebas, en absoluta desbandada. Unos quinientos metros más adelante miré mi ritmo y me dije, "Emilio, hasta aquí". Iba a 3'30" por kilómetro, por lo que eché el freno y fui comenzando a regular. No era el día de reventar, ni mucho menos. Así que me estabilicé en unos cómodos 3'50" y seguí así ya bastantes kilómetros.

El recorrido evolucionaba arriba y abajo y en algunas partes más llanas, pero poco. No tuve ninguna incidencia en especial y además los grupos se estabilizaron pronto. Me sentía feliz en esos suaves toboganes, me lanzaba galopando cuando el declive era favorable y acortaba la zancada dándole brío en las subidas, todo un placer. Los kilómetros pasaban y ya en la segunda parte, en las cuestas arriba y con un viento que picaba de cara, notaba como ya estaba flojeando y perdí algo de ritmo. Pero me veía bien y tenía claro que iba a hacer una carrera digna. Aunque mi ambición ese día estaba muy relajada, me dio un pelín de rabia que en el último kilómetro me pasase tras unos cientos de metros de negociación un corredor que veía con claridad que era de mi categoría. No pude sostenerle el ritmo así que lo dejé ir sin calentarme la cabeza. Ya encarando los últimos metros y habiendo disfrutado de un rato estupendo de correr a tope ya te da todo igual.

Crucé la meta espoleado por los ánimos y palabras de bienvenida del gran speaker Raúl y me sentía ganador de esa mañana estupenda. Después de recuperar el resuello y cambiarme pude disfrutar de un almuerzo estupendo que nos preparó la organización para todos los corredores.

Al final fui tercero de mi categoría con 39´30", dos minutos más que en mi anterior participación. Sin embargo mi satisfacción de estar allí no era menor. La carrera de Sant Mateu ya se ha convertido en una obligada, una clásica, por lo que espero volver el  próximo año a correr con mis amigos.

Mas fotos aquí

10 K de Sant Mateu. Lo bonito de correr entre amigos 10 K de Sant Mateu. Lo bonito de correr entre amigos Reviewed by Unknown on diciembre 09, 2018 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD