Header AD

Enero. Primer mes del reto 365 días corriendo por MSF


Ya a más de un mes desde que comencé a correr una media de 17 kilómetros al día, hago un pequeño resumen de lo que está resultando está experiencia.

Aunque comencé a correr todos los días el 29 de diciembre, hasta el día 10 de enero no tuve claro lo que iba a hacer. Y sí, enseguida lo vi claro, lo mejor para celebrar mis cuatro décadas como corredor era agradecerlo haciendo algo en lo que correr fuese un motor para aportar energía a los que más lo necesitaban.

Así arrancó el reto 365 días para correr descalzo. Lo que nadie sabía es que el día que lo anuncié tenía una hematoma interno en las almohadillas del pie bajo los metatarsos, o sea, en la parte más estratégica del pie para correr, dónde recibes todos y cada uno de los impactos. Pero me daba igual, me dolía un poco correr y podría ir a más, pero tenía la certeza de que era algo que superaría como  muchos de los obstáculos que tendrían que aparecer durante este año. Y sí, con dificultades pero con constancia fue remitiendo el dolor poco a poco mientras comencé a sumar más kilómetros.

Podría parecer que el primer mes de un reto así debería ser el más fácil, pero si tenemos en cuenta que de repente triplicaba la media de kilómetros que hacía a la semana, resultaba un tanto duro. Tanto en lo mental como en lo físico estas primeras semanas han sido muy intensas. La última semana de enero fue la más complicada, cuando tuve que estar cinco días en Glasgow, tanto por la logística del viaje y la organización de mi agenda de trabajo, como por el clima, me tocó hacer cosas para poder correr que no había hecho en mi vida y que no hubiese hecho en circunstancias normales. Así, salir a correr a las seis de la mañana, a oscuras, con cinco grados bajo cero, era algo que no estaba en mis planes pero que acabé haciendo con convicción incluso varios días.

Pero más allá de estos días más duros, el conjunto del mes ya lo recuerdo como una carrera doble, una por organizar cada día mis salidas y otra por hacer todos los kilómetros necesarios para ir cumpliendo el reto. A todo esto ha resultado de imprescindible y fantástica ayuda, todas las personas que me han dado kilómetros, donando hasta más de 700 euros para Médicos sin Fronteras. Cada día que llegaba un nuevo donativo era como un regalo que dentro tenía ilusión y fuerzas por seguir otra sesión, aunque hiciese frío, tuviese los pies más sensibles ese día o sencillamente estuviese cansado.

Al final corrí en enero 462 kms durante 44 horas corriendo. A día 2 de febrero se han donado 714 euros a MSF por veinte maravillosas personas que se convierten en kilómetros para seguir corriendo yo.

Inició febrero con alegría de haber tenido un primer mes muy completo en kilómetros, alegrías, retos y apoyo. Estoy seguro de que este mes aún será mucho mejor pues ya le tengo cogida la medida al reto y correr se está convirtiendo en un intenso gesto cotidiano.

Como anécdota, estando apuntado al reto Strava de hacer más de 200 kms en un mes, quedé en quinta posición de los corredores españoles, entre 5499 participantes.



Enero. Primer mes del reto 365 días corriendo por MSF Enero. Primer mes del reto 365 días corriendo por MSF Reviewed by Emilio Sáez Soro on febrero 02, 2019 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD