Header AD

10K de Villareal. Negociando con el corazón

Emilio Jr. se enfrentó sin esperarlo a su primer camino pedregoso corriendo descalzo. Lo superó y ya es un corredor de cross descalzo.

En Villareal esta mañana hice mi tercera clasificación en tres semanas seguidas en tercer lugar. Muchos treses. Me gustó volver a correr por estos parajes por los que hace años entrené bastante. Son tres carreras en las que he quedado bastante bien pero los puestos que coronan el podio de mi categoría de mayores de cincuenta años de momento son inalcanzables, que en esta ocasión el segundo tardó 37 minutos y el primero unos fantásticos 35 siendo el tercero de la general. Parece claro que tener más de cincuenta años no es ningún obstáculo para correr no mucho sino muchísimo. Pero a mí me queda mucho trabajo por delante. Lo bonito a diferencia de otros momentos de mi vida es que no me siento amenazado por las lesiones que hacían que mis progresos de otros tiempos siempre se vieran truncados y nunca pudiese cumplir mis previsiones de progreso.

Así antes de mi etapa de correr natural me las pasaba negociando con mis piernas para que no se rompiesen ante las sesiones de entrenamiento o en las competiciones. Mi corazón tiraba mucho más de lo que mi carrocería podía asimilar. Entonces me tocaba negociar con mi motor para que no tirase más allá de los límites de mi dolor muscular y no me quedase en dique seco por una temporada. Lo que pasó es que como podía desarrollar el trabajo que quería también de forma progresiva mi condición física se fue deteriorando y perdiendo fuerza y velocidad.

Ahora estoy en el proceso inverso. Estoy regenerándome. Mi carrocería está renovada y mis piernas quieren correr y correr más allá de las fuerzas con las que puedo empujarlas. Hoy subiendo los tres kilómetros que me conducían a la ermita de Villareal donde terminaba la prueba vivía esa sensación. Me sentía bien pero no podía darle más revoluciones a unos pies y unas piernas que estaban engrasadas a la perfección, que absorbían los kilómetros con total naturalidad y que me pedían más y más. A pesar de todo, de haber repetido los 39 minutos de la semana pasada, estoy contento de haber aguantado la marcha en esa subida que aunque suave era larga y haberlo dado todo una vez más. Estoy convencido de que el ciclo que vivo ahora seguirá progresando y mis piernas tirarán de mi corazón para que vuelva a fortalecerse y mejorar la capacidad de desplazarme corriendo más rápido y mejor.

Muchos amigos en Villareal también compartiendo sus retos personales. Como anécdota del día, la participación de mi hijo pequeño en las carreras infantiles, que muy animado se quito sus zapatillas para correrla descalzo. La sorpresa que se ha llevado es que los han sacado del circuito principal y los han llevado por un camino pedregoso del parque que había alrededor. El pobre que nunca se había enfrentado a esa situación la afrontó con pundonor y pasó con temple. No llegó en buena posición pero sin pretenderlo hizo su primer cross descalzo. Todo un pequeño héroe. 


Fotos del 10K Villareal 20 de febrero de 2016
10K de Villareal. Negociando con el corazón 10K de Villareal. Negociando con el corazón Reviewed by Emilio Sáez Soro on febrero 21, 2016 Rating: 5

Post AD