Header AD

Vuelta a la montaña. Media petjada Sant Joan de Moró

Intensos momentos por hermosos senderos en la Mitja Petjada. Gracias a Last Race Studio por las fotos.


Hacía mucho tiempo que no había corrido en una prueba de montaña, desde mayo de 2017. La verdad es que los recuerdos que tenía de las muchas pruebas que había hecho desde la última por la naturaleza, quedaban muy diluidos entre la intensidad que te produce en la memoria discurrir entre pedregales, torrenteras, ásperos zarzales y dulces riachuelos o acequias en su defecto.
Total que ya tocaba volver a triscar como las cabras, algo a lo que me había resistido en los últimos meses, sobre todo debido a los problemas de hombro que venía arrastrando y que me dificultaba manejarme con los bastones, para mí imprescindibles para  moverme descalzo por los pedregales.

Con Raúl Puchol, gran periodista y animador de carreras y corredores.


Así, que tras las invitación del club Running Moró, pues volver con una distancia suave de diez kilómetros en la Mitja Petjada, la versión peque de la Petjadada de veinte, era ideal para ello. Y la verdad es que me he alegrado mucho de volver al monte, a correr, trotar, saltar, andar o lo que toque en cada momento, porque sobre todo me lo he pasado en grande.

En una carrera cuidada hasta en los detalles más pequeños siempre es más fácil estar a gusto y la Petjada tenía todo lo necesario para ello.

La salida siempre es un momento intenso, incluso cuando vas en plan tranquilo


Lo bueno de esta ocasión es que a pesar de la gran variedad de las características del recorrido: asfalto, caminos de grava, senderos de piedras, senderos de tierra, grandes losas de rodeno, saltos por  muros de terrazas, zonas con mucha vegetación, torrenteras profundas, etc., en todo momento me sentí a gusto desplazándome de la forma más adecuada para lo que el terreno exigía. Creo que elegí bien la distancia porque al final tuve la mejor sensación que se puede tener, ganas de más y sensación de que se ha acabado pronto. Tarde una hora y treinta y ocho minutos, que puede parecer una barbaridad para esta distancia de diez kilómetros, pero que a mí me supo a gloria. Y sobre todo, me han quedado ganas de repetir en la próxima edición en la prueba de veinte kilómetros.

Lo mejor de una llegada es  hacerlo sonriendo

Así que ahora toca combinar montaña con otros terrenos. Había dejado muy de lado este terreno en el último año y me doy cuenta de que fue un error, porque en general he perdido fuerza y he estado más frágil y expuesto a tener problemas musculares. La montaña te hace más ágil, te flexibiliza y te da más consistencia. Por todo ello y porque también te da una visión mental más amplia del correr, la montaña ya se queda para siempre en mi rutina de entrenamientos y participación en pruebas organizadas.




Vuelta a la montaña. Media petjada Sant Joan de Moró Vuelta a la montaña. Media petjada Sant Joan de Moró Reviewed by Emilio Sáez Soro on junio 18, 2018 Rating: 5

Post AD